Floreció la primera cohorte de CHOP

Todo comenzó en abril de 2015, en la sede de Bello del Colombo Americano. Un grupo de chicos, estudiantes de bachillerato y pertenecientes a los estratos 1, 2 y 3, de ascendencia afrocolombiana e indígena empezaron a estudiar inglés y a fortalecer sus competencias, no solo en el idioma sino en liderazgo. Ellos fueron la primera cohorte del College Horizons Outreach Program (Chop), elegidos por su alto rendimiento académico. Fueron la semilla que creció durante dos años y el pasado 23 de mayo por fin floreció.


Michael Cooper, director del Colombo Americano, felicitó a los estudiantes de Chop
durante la ceremonia de grados.
Habló en “spanglish” para que los padres y amigos
comprendieran, y recordó la importancia de aprender “el idioma universal”.

 

El proceso de aprendizaje fue arduo. Algunos no se habían acercado antes al inglés y, al ser estudiantes de los últimos grados de bachillerato, debían cumplir con los deberes tanto del colegio como del Colombo. Sin embargo, según la profesora Ana María Carmona, los jóvenes comprendieron bien que no se trataba de una obligación más, sino que era la oportunidad de aprender de otras culturas y trabajar en equipo.

Noemy Rizo, egresada de Chop, recuerda las clases como “un sabor”, pues le parece que ese es el aporte de su cultura afro… Así, las raíces de aquella semilla se aferraron a la tierra y tomaron sus nutrientes. El tallo creció, soportó todo el peso del aprendizaje y cada rama, es decir, cada docente y trabajador del Centro Colombo Americano aportó a los nuevos conocimientos de los estudiantes.

La metáfora es de Miguel David Rizo, hermano de Noemy y, también, estudiante de Chop. Él escribió el discurso que luego ella tradujo al inglés y leyó en la ceremonia el 23 de mayo. Allí agradecieron por la beca y “la oportunidad de crecer. Pero, lo más importante es que nos dieron algo que brindar a otras personas y a nuestro país”, expresaron en el emotivo discurso que reunía el sentir de los graduandos.


33 estudiantes de Chop alcanzaron el nivel B2 en inglés y recibieron diplomas.
En el momento, están en curso un grupo en Medellín y dos en Apartadó.

 

La historia de Camilo Loaiza es diferente. Camilo estudió inglés con la beca C-Note, financiada por la Alcaldía de Bello, pero esta finalizaba alcanzado el nivel A1. Por su buen promedio y disciplina, fue elegido junto a otros chicos para entrar al College Horizons Outreach Program del Colombo y, de esta manera, enriquecer lo que ya sabían. Aunque relata que fue difícil invertir así su tiempo, no se arrepiente porque aprendió de una manera diferente y divertida: con proyectos, mentorías y hasta clubes de lectura o conversación.

Noemy quiere estudiar diseño de modas; Camilo, ingeniería de sistemas. Y aunque parece que estas dos carreras no tienen nada en común, comparten la necesidad de comprender libros y tecnologías solo adaptados al inglés, además de comunicarse sin problemas cuando decidan viajar. Ahora tienen esa herramienta, fruto de Chop.

 

Grados CHOP 2017



X